Analfabetos digitales (y no digitales)

Los párrafos siguientes no son frases célebres, pero sí deberían ser un “párrafos célebres”, al menos entre los internautas y gente que se considere medianamente informada:

A esta gente le esperan grandes contrariedades si no empieza a mirar un poco hacia afuera y no asume la humildad intelectual de constatar que su mundo, ese mundo de legajos casi medievales, de gruesos expedientes, de aranzadis espesísimos llenando las estanterías, está ya fuera de la realidad. Y que, con ese mundo, quedan también fuera de la realidad muchas maneras de ver, de entender y de interpretar las cosas; quizá la vida misma, incluso. Lo malo es que, mientras se deciden a llevar o no a cabo ese cambio de óptica, tienen un poder que ejercen sin contemplaciones, demasiadas veces como auténticos amos de un cortijo, y están causando mucho daño. A personas y a entidades, pero también al conjunto de la sociedad y del país, porque esas decisiones absurdas derivadas de vivir con cincuenta años de retraso -si no con más- causan atraso tecnológico y el atraso tecnológico se paga hoy, finalizando ya la primera década del siglo XXI a un precio muy alto; más alto de lo que nunca ha sido.

Leído en El Incordio, en un artículo que destaca el analfabetismo digital de algunos jueces, pero que puede aplicarse a mucha más gente.

Este otro es parte de una carta de un mecánico de SpanAir, acerca de la “hinformazión” (pues información.. más bien poca) ofrecida por los “hinformatibos” sobre el accidente aéreo en mente de todos:

Dar una información en un medio informativo basándose en argumentos extraídos de oportunistas que sólo busca protagonismo, no sólo es penoso por éstos, sino además por aquellos que se consideran periodistas profesionales y hacen uso de sus herramientas para informar sin datos contrastados ni mucho menos empíricos. No sólo confunden a la opinión pública, sino que además desvirtúan a sus propios compañeros periodistas que practican la profesión con rigor y seriedad. Es lamentable que cualquiera que disponga de los medios para escribir o informar, crean que es periodista, expongan sus argumentos gratuitamente y contribuyan a la degradación de la imagen y el reconocimiento de sus compañeros de profesión que verdaderamente hacen periodismo.

Al igual que comentaba sobre el párrafo extraído del incordio, esto se puede aplicar a muchísimos más casos; convendría memorizarlo bien hasta que aparezca automáticamente en nuestra cabeza al recibir las noticias que dan los “peryodistas”.

Y el que quiera entender, que entienda.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: